Reseña. Mi país inventado - LiberaLetras

domingo, 23 de marzo de 2014

Reseña. Mi país inventado


Mi país inventado
Isabel Allende
Editorial: Random House Mondadori SA
ISBN : 9788483462041
8,51 
220 páginas

Amor por Chile y una gran nostalgia son el origen de este libro: la presencia continuada del pasado, el sentimiento de verse ausente de la patria, la conciencia de haber sido peregrina y forastera... todo ello lo transmite Isabel Allende con inteligencia y humor. Aquí Chile deviene un país real y fantástico a la ve: un tierra estoica y hospitalaria, de hombres machistas y mujeres fuertes y apegadas a la tierra. Pero sobre todo, es el escenario de su niñez. Evocados con gracia, cobran vida de nuevo su original familia, la casa de los abuelos, el ceremonial de las comidas, las historias de infidelidades... y los espíritus que siempre la han acompañado.

Son muy curiosas las vueltas que tiene la vida, habiendo leído a Isabel Allende muchas veces, fue en España donde he leído mi “País Inventado” que por fecha de edición ya me encontraba viviendo a esta lado del mar. No hay que haber nacido en Chile para entender el sentimiento que esta mujer intenta transmitir, aunque sí debo reconocer que me he sentido plenamente identificada con muchos de los párrafos a lo largo de la narración.

“La escritura es un intento de comprender las circunstancias propias y aclarar la confusión de la existencia, inquietudes que no atormentan a la gente normal, sólo a los inconformistas crónicos, muchos de los cuales terminan convertidos en escritores después de haber fracasado en otros oficios. Esta teoría me quitó un peso de encima: no soy un monstruo, hay otros como yo.”

Mi país inventado, es un ensayo escrito por Isaberl Allende, donde la nostalgia son el eje y motor principal del libro, una nostalgia que habla de ser forastera y que gracias a su sentido del humor, logra sacar muchas risas. Reflexiona como si conversara sobre el pasado y el presente (recuerden que este libro fue editado en 2003), pasando por lo que ella considera sucesos muy relevantes en su vida y también de nuestro país común, Chile.
Decía antes que no hace falta ser chileno para comprender lo que Allende ha querido transmitir en este libro, desde luego para cualquier ser humano que no viva en su patria, irá transformando su país y viéndolo desde otra perspectiva, lo mismo hace Isabel en este libro, dice que lo  ha ido cambiando en su mente hasta resultar una nueva patria que es real pero fantástica a la vez pues y describe Chile como una tierra preciosa, hospitalaria pero también dominada por el machismo y el racismo, lo cual resulta ser muy cierto.
Entre tintes de recuerdos y muchos sentimientos, con sutil delicadeza y una gran maestría, Allende enlaza dos historias, la de Chile y la propia con cierto aire intimista pero también poético, dando lugar a un libro que debería ser leído ya sea para conocer más acerca de la historia del país, también por aquellos que les gusta la literatura de la autora y quieren conocer algunos aspectos personales de su vida y por qué no, por aquellos que les gusta una narrativa compleja con matices de poesía y vueltas de tuerca muy humorísticas.

“Así es la nostalgia: un lento baile circular. Los recuerdos no se organizan cronológicamente, son como el humo, tan cambiantes y efímeros, que si no se escriben desaparecen en el olvido.”

Para mí, siendo chilena y conociendo la realidad de mi país, un país casi tan inventado como lo fue para Isabel Allende hace casi diez años  los mismos que llevo viviendo  fuera,  no resulta sencillo leerlo y menos reseñarlo pues no es un libro más, no es a lo que estamos acostumbrados a leer de esta escritora, no sigue una línea pareja o no sigue la trama argumental de cualquier libro, sino más bien, nos enfrentamos a un montón de recuerdos, muchísimos sentimientos, libertades literarias o divagaciones a través de las cuales nos hará partícipes y logrará hacernos sentir en nuestra propia piel toda esa carga emocional a la que he hecho referencia anteriormente y, aunque no quede muy bien hablar de estas cosas en una suerte de reseña, esos sentimientos lograron traspasar mi fibra y si bien a ratos me reí mucho, también lloré otro tanto, no es fácil vivir lejos tantos años, no es fácil saber que ocurren miles de acontecimientos y que te pillen a miles y miles de kilómetros de distancia, no es fácil sobrellevar la muerte de muchos seres queridos y no poder estar allí para arroparlos, no es fácil saber que cada día es más difícil que el anterior regresar, no es fácil para nadie, sea de la nacionalidad que sea, saberse tan cerca y sin embargo tan lejos, todo esto me lo transmitió mi compatriota Isabel Allende y aunque mis razones para el exilio fueron bastante diferentes de las de ella, no dejo de reconocer que sigo llevando a mi tierra en el corazón.


 “Soy escritora porque nací con buen oído para las historias y tuve la suerte de contar con una familia excéntrica y un destino de peregrina errante. El oficio de la literatura me ha definido: palabra a palabra he creado la persona que soy y el país inventado donde vivo.”





Sobre la autora : Isabel Allende , chilena, nació en Perú en 1942, donde su padre era diplomático chileno. Vivió en Chile entre 1945 y 1975 y, ha residido durante largas temporadas en otros lugares: Venezuela hasta 1988 y, a partir de entonces, en California.
Inició su carrera literaria en el periodismo, en Chile y en Venezuela. En 1982 su primera novela, "La casa de los Espíritus", se convirtió en uno de los títulos míticos de la literatura latinoamericana. A ella le siguieron otros muchos, todos los cuales han sido éxitos internacionales. Su obra ha sido traducida a treinta y cinco idiomas. En 2010 fue galardonada en Chile con el Premio Nacional de Literatura y en 2012, en Dinamarca, con el Premio Hans Christian Andersen por su trilogía "Memorias del Águila y del Jaguar".



@templatesyard