Todas íbamos a ser reinas - LiberaLetras

domingo, 24 de agosto de 2014

Todas íbamos a ser reinas


Feria del Libro de Madrid




No somos conscientes de lo que tenemos hasta lo que perdemos, a menudo no tenemos tiempo para echar un vistazo a todas las cosas que hemos realizado y tampoco a los edificios, que con tanto esfuerzo, hemos podido levantar. Muchas veces las circunstancias nos ponen a prueba, justo cuando venimos de sortear muchos escollos, de avanzar por caminos inciertos y llenos de piedras, porque nada es fácil en la vida, porque todo se consigue en base al esfuerzo y al tesón que día a día vamos poniendo en ese caminar, porque a pesar de todo, el sol siempre sale por más oscuro que se vea el horizonte, porque esta entrega va dedicada a mi amiga y escritora Victoria Peset Mari y a ese tiempo que pasó muy veloz en la Feria del Libro de Madrid conmigo.



Victoria ha publicado a la fecha dos libros: “Secretos de una adopción” y “Corona deEspinas” ambas reseñadas en este blog, los cuales le abrieron las puertas de esta feria que tuve la suerte de visitar en varias oportunidades durante este año. (En la fotografía junto a mí)



Hablar de esta escritora, es hablar de sentimientos puros pues alberga un corazón repleto de amor, un amor que se ve en sus ojos y una simpatía innata que sería capaz de derretir los hielos eternos de cualquiera de los polos, sus libros cuyos argumentos son de lectura rápida pero en el que se pueden encontrar, justamente, a lo que hago mención unas líneas más arriba, “sentimientos en estado puro” y eso se agradece a alguien que solo nos conoce de oídas o porque nos hemos encontrado a través de las redes sociales. (En la fotografía junto a Mar Fernández y yo)






Ese día me recibió con un abrazo, como si esa tela conocida como internet, no existiera, como si nos conociéramos de toda la vida y como si nunca hubiéramos estado a cada lado del ordenador. (En la fotografía junto a Mar Fernández y a mí)



 
Su caseta estaba llena de gente, pacientemente hice la fila que me separaba hasta llegar a ella, su sonrisa fue automática, teniendo en cuenta que cada lector ha aportado con su grano de arena y siendo yo, una lectora más, me sentí especial y sin hablar noté toda la fuerza de su abrazo. (En la foto junto a Ezequiel Teodoro)




Soy sincera cuando digo que me cuesta mucho expresar emociones, me cuesta mucho sacar fuera lo que tengo y aunque sé que de alguna manera lo sabe, lo escribo hoy en esta entrega, gracias Victoria por tu cariño, por tu amistad sincera y sobre todo, por valorar mis aportes para contigo, bien sabes tú que en la vida hay muchas pero muchas cosas que se hacen por obligación, las menos por cariño y ésta es mi manera de decirte que aunque no me veas, no me olvido de ti y que ojalá repitamos el próximo año. (En la fotografía junto a Mar Fernández y a mí)



























@templatesyard